Una monja sorprende mucho…

Un soldado corre desesperado hacia una monja y ya sin aliento le dice:
– Por favor, ¿puedo esconderme debajo de su hábito. Le explico luego”
La monja acepta y un minuto más tarde dos policías militares corriendo le preguntan:

– Hermana, ¿ha visto un soldado por aquí?
La monja les dice: Iba para allá…
Después de que los policías se habian marchado el soldado sale de debajo del hábito y le dice:
– No sé cómo agradecerle hermana. ¿Sabe? Yo no quiero ir a Iraq.
La monja le responde:
– Te entiendo perfectamente
El soldado agrega:
– Espero no parecerle rudo hermana, pero usted tiene un maravilloso par de piernas debajo de ese hábito, de verdad creo que es una pena que sea monja…
Y la monja le responde:
– Si hubieras visto un poco más arriba de las piernas hermosas, habrías visto tambien un par de hermosos huevos… Yo tampoco quiero ir a Iraq.

Comente usando o facebook: